Just Read: Lo Inevitable del Amor

Como lo prometido es deuda, aquí estoy nuevamente escribiendo en español. Hacía tiempo que no me leía un buen libro en español. A Nuria Roca la “conocí” cuando estudié unos meses en Francia. Estuve una semana de visita en España y decidí comprar varios libros contemporáneos para sentirme más a tono con la vida Española. De hecho, me envolví tanto comprando libros que después me di cuenta que dos de los libros que había comprado tan emocionada no eran ni siquiera libros originalmente escritos en español.

Sin embargo, encontré uno que hoy día sigue siendo uno de mis favoritos. “Los Caracoles No Saben Que Son Caracoles” fue el primer libro que leí de Nuria Roca y desde entonces me ha encantado su forma de escribir y su sinceridad al crear sus personajes.

Lo Inevitable del Amor” tampoco decepcionó. Esta vez, Nuria escribió este libro junto con Juan del Val. A el en verdad no lo conozco, pero juntos crearon algo bien chévere. Me encanta darme una escapadita a España, aunque sea a través de unas pocas páginas. Siempre le he tenido cariño a esa cultura, ¿Asumo que la llevo un poco en la sangre? Bueno, eso son otros veinte…

Aquí les dejo algunas citas de “Lo Inevitable del Amor”, se los recomiendo si quieren una lectura llevadera, con un poco de risa y hasta un poquito de suspenso.

“Y a mi mente sólo vienen las partes mejores, aquéllas en las que no aparecen ni el aburrimiento ni la rutina. Sólo las risas y los besos y la pasión… La nostalgia convierte los mejores recuerdos en presente. Es así de perversa.”

“Allí, en aquella habitación, mi madre amó a Gene de esa forma en que sólo puede amarse la primera vez. Que no es ni mejor ni peor que las siguientes, pero que ya no puede volver a ser como esa primera vez.”

“El desamor siempre nos duele en la tripa, en las entrañas de nuestro ser, justo ahí, en el centro de lo que somos. Ese es el sitio en el que duele el desamor.”

“Nunca se dan los besos suficientes, siempre se dan de menos por muchos que se den. De eso tienes la certeza cuando ya no puedes dar más.”

En fin, es uno de esos libros que te hace sentir distintas emociones. Por lo menos eso pienso yo. De vez en cuando es bueno emocionarse, sentirse triste y feliz a la vez, todo por un libro.

Porque yo escribo en inglés…

IMG_1277

Nunca he escrito en español en este blog. Es más, dado a algunos cambios en mi trabajo, no recuerdo la última vez que escribí algo completamente en español más largo que un simple “post”.

Es interesante ver como poco a poco las cosas van cambiando tan lentamente que no te das cuenta hasta que te detienes a mirar atrás. Me gustaría decir que hablo español todos los días y me parece que todavía es así. A pesar de tener un novio gringo (no se preocupen, se lo digo de cariño), vivir en los Estados Unidos y trabajar en una oficina donde casi ni el 1% habla español, todavía encuentro la manera de ejercitar mi lengua materna que llevo en la sangre.

Siempre me ha gustado escribir, en español y en inglés, dependiendo del tiempo o la inspiración. Pero cuando comencé este blog elegí el inglés porque hay mucha gente especial en mi vida que no podría entender mis escritos en español y pues la verdad del caso es que con el inglés llego a más gente. Con esa excusa, por más cierta que sea, he ido poco a poco elevando el inglés más allá del español. Es un poco triste y a veces me da vergüenza, pero ha sido un poco necesario.

Por ejemplo, he pensado hacer una mini serie de escritos en español como dos veces al mes para resaltar lo bueno de Puerto Rico. Parte de lo que me apasiona sobre esa opción es compartir lo bueno que tenemos con personas que no conocen mucho a Puerto Rico. ¿Qué pasa? Ninguna de las personas a mi alrededor me va a entender.

Así termino yo escribiendo en inglés, pensando como rayos explicar lo que es un mofongo o buscando la palabra ideal para traducir patria. Termino envuelta en un “spanglish” que suena ridículo porque poco a poco se me hace más difícil encontrar palabritas en español y es mucho más rápido decirlas en inglés, porque el puertorriqueño siempre me va a entender si hablo español con palabras en inglés, pero el americano no me va a comprender cuando en medio de una oración me tiro la palabra colcha (ha pasado).

Mi inglés se ha vuelto mucho más profesional por necesidad, de eso depende mi cheque y oye, no lo resiento. Me siento orgullosa de poder decir que mi inglés es mejor que el de muchas personas que solamente hablan inglés (por más triste que suene y por más imperfecto que sea mi propio inglés). Cuando se trata del español, por más que lo tenga en la sangre, es como hacer ejercicios. Hacer el aguaje con varias conversaciones por teléfono no es suficiente. Hay que mantenerlo vivo con ganas.

Por eso es que al fin y al cabo, terminé escribiendo este post. Aunque solo me entiendan ustedes, también lo hago por mí. Porque no solo pienso en la medalla de español que me gané en mi graduación cogiendo polvo ahí en mi closet en Puerto Rico, pero también pienso en todos mis compatriotas que también andan por aquí lejitos conmigo. Pónganse a ver películas en español o a leer noticias en español de vez en cuando pa’ ejercitarse. Ya saben, no hay cosa que más moleste que un “status” de Facebook mal escrito y sin ningún tipo de aportación a esta sociedad que tanto necesita.

*Photo by Cristina Nogueras ©